Trasplantan un dedo del pie a la mano de una joven en el hospital El Cruce

El servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital de Alta Complejidad en Red “El Cruce” de Florencio Varela logró trasplantar dedo del pie a la mano de una joven que había perdido el pulgar en un accidente doméstico.

La joven Yael, de 16 años, oriunda del barrio Bosques de Florencio Varela, había sufrido la amputación del miembro de su mano derecha mientras manipulaba un secarropas sin tapa. Pese a que su  madre acudió a socorrerla inmediatamente y que luego la trasladaron al nosocomio provincial “Mi Pueblo” de esa localidad, no lograron reimplantar el dedo dañado en ese momento.

“A la paciente lo que le sucedió fue un arrancamiento del dedo pulgar. La propuesta que le hicimos  fue tomar el segundo dedo del pie izquierdo para pasarlo a la mano y  transformarlo en un pulgar. Por el nivel de amputación que ella tenía en su mano ésta era la mejor opción”, detalló Sebastián Valbuena, especialista en miembro superior y microcirugía, y cabeza del equipo en este procedimiento.

El profesional explicó que la intervención duró varias horas y que se trató de una cirugía de cierto grado de complejidad por la cantidad de pasos que requirió: “Trabajaron dos equipos de profesionales, primero hubo que operar la mano para prepararla para que reciba el nuevo dedo y luego hubo que ir en busca del dedo del pie, extraerlo con las arterias, venas, nervios tendones y hueso. Y luego otro equipo realizó la colocación del dedo del pie a la mano, es decir el trasplante, mientras que otros profesionales quedaron reconstruyendo el pie para que quede lo más funcional posible y sin secuelas.  Primero se unieron los huesos los tendones y luego se pasó a la microcirugía que fue unir las arterias, las venas y los nervios”.

El dedo pulgar es fundamental y más aún el de la mano derecha, pero con esta cirugía la joven va a poder tener una vida normal.

El médico también manifestó que la joven va a comenzar la rehabilitación con el equipo de terapia ocupacional de ese hospital. “Puede ser que en un futuro necesite una cirugía de retoque quirúrgico, pero eso se verá con el tiempo. A mediano plazo. Podrá tomar una lapicera y empezar a escribir de vuelta de a poco va a ir recuperando la movilidad de su dedo, va a poder atarse los cordones y hasta enhebrar una aguja”, contó.

 EL EQUIPO

Participaron los médicos Luis Coccozella, Eduardo Garvino, Sebastián Valbuena; la anestesióloga, Adriana Varela y las instrumentadoras y circulantes; Laura Quintana, Manuela Madueño, Silvina Medina, Camila Ramírez y Luisina Gallo.

La recuperación de la paciente luego de la intervención fue posible gracias al trabajo en equipo de los servicios de Enfermería, Clínica Médica, Nutrición y Laboratorio.

Compartir esta nota